link0 link1 link2 link3 link4 link5 link6 link7 link8 link9 link10 link11 link12 link13 link14 link15 link16 link17 link18 link19 link20 link21 link22 link23 link24 link25 link26 link27 link28 link29 link30 link31 link32 link33 link34 link35 link36 link37 link38 link39 link40 link41 link42 link43 link44 link45 link46 link47 link48 link49 link50 link51 link52 link53 link54 link55 link56 link57 link58 link59 link60 link61 link62 link63 link64 link65 link66 link67 link68 link69 link70 link71 link72 link73 link74 link75 link76 link77 link78 link79 link80 link81 link82 link83 link84 link85 link86 link87 link88 link89 link90 link91 link92 link93 link94 link95 link96 link97 link98 link99 link100 link101 link102 link103 link104 link105 link106 link107 link108 link109 link110 link111 link112 link113 link114 link115 link116 link117 link118 link119

Oscar Collazo y Griselio Torresola

Al compañero Oscar Collazo se le recuerda en el ámbito de la lucha independentista en general por haber participado en el ataque a tiros a la Casa Blair el 1ro de noviembre de 1950. En ese histórico suceso participó también otro boricua que como Oscar estaba radicado en aquel momento en la ciudad de Nueva York. Ese compañero fue Griselio Torresola.

Oscar sobrevivió y tal vez ello sea una razón más por la que se le recuerda, pues tuvo la dicha de regresar a su patria, compartir con su gente y seguir aportando a la lucha que lo llevó al sacrificio de su libertad. Griselio, por otra parte, no sobrevivió y tal vez ello sea una razón más por la que no se le menciona conjuntamente con su compañero de sacrificio ni siquiera cuando se invoca la gesta en la que ambos ofrendaron sus vidas ni cuando se le rinde justo homenaje a Oscar.

Aunque fueron juntos a ofrecer su vida en aras de la libertad de la patria y juntos pagaron distintos precios, ese binomio ha sido arbitrariamente escindido, rajado por el medio. Tal vez a Griselio se le omite simplemente porque no sobrevivió y por ello no tuvo la dicha de regresar a su patria, compartir con su gente y seguir aportando a la lucha que los llevó a ambos, juntos, a sacrificar vida y libertad.

La compañera Lydia Collazo me ha hecho saber que lamenta esta situación y, además de compartir mi sentir, piensa que una medalla conmemorativa de su padre debiera incluir a Griselio, pues lo que en realidad se celebra es el sacrificio de ambos aquel 1ro de noviembre.