link120 link121 link122 link123 link124 link125 link126 link127 link128 link129 link130 link131 link132 link133 link134 link135 link136 link137 link138 link139 link140 link141 link142 link143 link144 link145 link146 link147 link148 link149 link150 link151 link152 link153 link154 link155 link156 link157 link158 link159 link160 link161 link162 link163 link164 link165 link166 link167 link168 link169 link170 link171 link172 link173 link174 link175 link176 link177 link178 link179 link180 link181 link182 link183 link184 link185 link186 link187 link188 link189 link190 link191 link192 link193 link194 link195 link196 link197 link198 link199 link200 link201 link202 link203 link204 link205 link206 link207 link208 link209 link210 link211 link212 link213 link214 link215 link216 link217 link218 link219 link220 link221 link222 link223 link224 link225 link226 link227 link228 link229 link230 link231 link232 link233 link234 link235 link236 link237 link238

Ofensa a la memoria de Albizu

Veamos algo que les dejará una idea retorcida sobre el carácter de Albizu a los lectores que no conozcan al prócer.

Relata Nelson Denis en su libro que, en la barbería Salón Boricua, la que alega sin prueba alguna que Vidal Santiago heredó de José “Águila Blanca” Maldonado, Albizu entraba en el inodoro con el propósito de sostener reuniones clandestinas, para lo que contaba con cinco minutos desde que entraba, y que una vez allí, ―dice Denis textualmente―: Albizu would remove a false panel, climb over some plaster, and crawl into the next-door apartment at 353 Calle Colton. He would talk for three minutes to Raimundo Díaz Pacheco, Blanca Canales, and other top lieutenants of the Nationalist Party. Then he would scramble back into the Salón Boricua bathroom and flush the toilet.

“Did an agent wipe your ass?” Vidal would ask.

“He tried to.” Albizu would say, and everyone would laugh uproariously. (págs. 129-130).

¿A qué mágica obra de manipulación sin precedentes podríamos atribuir el que seguidores, admiradores y hasta discípulos de don Pedro Albizu Campos acojan con regocijo y admiración a quien de modo tan desvergonzado se expresa sobre uno de nuestros más atropellados próceres y encima sin fundamento alguno?

“¿Sin fundamento alguno?” ―se preguntará alguien.

Sí, sin fundamento alguno porque, fiel a su estilo de narrar la Historia con falacias, exageraciones y distorsiones, Denis dice que ese breve intercambio ocurría entre Albizu y unos veteranos del Regimiento 65 de Infantería que solían pasar el rato en el Salón Boricua, así como en presencia de clientes de Vidal Santiago y de otros barberos. ¿Quiénes fueron esos veteranos del 65 de Infantería? ¿Quiénes fueron esos clientes? ¿Quiénes fueron esos otros barberos? Él no lo dice y nadie nunca lo sabrá. Mi apuesta es que sólo existen en la imaginación de ese derrotado político de Nueva York que por motivos todavía desconocidos ha optado por asumir el papel de historiador aunque sea de cartón. Desconocemos, además, por qué motivos este boricua de nuevo cuño optó por involucrar al 65 de Infantería en esa absurda y vulgar desfachatez.

En fin, uno esperaría que al menos los discípulos del Maestro hubieran condenado públicamente ese ultraje a su memoria, pero parecen estar todavía bajo otro embrujo de otro Nelson en nuestra Historia.