link0 link1 link2 link3 link4 link5 link6 link7 link8 link9 link10 link11 link12 link13 link14 link15 link16 link17 link18 link19 link20 link21 link22 link23 link24 link25 link26 link27 link28 link29 link30 link31 link32 link33 link34 link35 link36 link37 link38 link39 link40 link41 link42 link43 link44 link45 link46 link47 link48 link49 link50 link51 link52 link53 link54 link55 link56 link57 link58 link59 link60 link61 link62 link63 link64 link65 link66 link67 link68 link69 link70 link71 link72 link73 link74 link75 link76 link77 link78 link79 link80 link81 link82 link83 link84 link85 link86 link87 link88 link89 link90 link91 link92 link93 link94 link95 link96 link97 link98 link99 link100 link101 link102 link103 link104 link105 link106 link107 link108 link109 link110 link111 link112 link113 link114 link115 link116 link117 link118 link119

Lo que dijo Albizu sobre el béisbol

   “El poder interventor utiliza hábilmente a la prensa y man­tiene al pueblo entretenido con el último asesinato. Cada vez que hay un asesinato, sale con letras grandes y rojas en la prensa, para que el pueblo siga por ahí. Lo mismo con los juegos de pelota; cosa de meterle un bate, una bola y una trocha en la cabeza a todo norteamericano, como están haciendo en Puerto Rico. Hasta las viejas aquí ya le hablan a uno del “strike one, strike two”. ¿Hasta dónde llegarán los bates y las bolas aquí? Yo me quedé espantado cuan­do regresé del destierro y me encontré con unas cuantas viejas condiscípulas mías de mi edad: 'Oye, Pedro, ¿tú no sabes el último juego cómo sigue?' Que si Caguas, que si Ponce… la vieja, llena de bates y pelotas y trochas y guan­tes en la cabeza. Los ponen enloquecidos para que no piensen en su dignidad ni en la dignidad de sus hijos ni de sus nietos, ni nada; que si cocinan, se le queman los frijoles por atender el radio, porque el radio le absorbe todos sus intereses y no hay quien coma la comida esa —si es que hay un grano de arroz en la olla. Todo ha llegado a un plano completamente ridículo en la vida deportiva. Los deportes se hicieron para el embellecimiento del cuerpo, para la salud del cuerpo y para mantener al hombre en un equilibrio que le dé la pretensión de una vida superior al cuerpo, una vida llena de sabiduría y de belleza. Los deportes no se inventaron para hacer de los hombres monos, para convertir a los hombres en cuadrillas de monos, todos gritando al mismo tiempo. Ese es el sistema norteamericano. Si usted se imagina 150 millones con el strike one y el strike two en la cabeza, ese es el pueblo de Estados Unidos; no piensa en nada”.

Reproducido de Las memorias que don Pedro no escribió.