link120 link121 link122 link123 link124 link125 link126 link127 link128 link129 link130 link131 link132 link133 link134 link135 link136 link137 link138 link139 link140 link141 link142 link143 link144 link145 link146 link147 link148 link149 link150 link151 link152 link153 link154 link155 link156 link157 link158 link159 link160 link161 link162 link163 link164 link165 link166 link167 link168 link169 link170 link171 link172 link173 link174 link175 link176 link177 link178 link179 link180 link181 link182 link183 link184 link185 link186 link187 link188 link189 link190 link191 link192 link193 link194 link195 link196 link197 link198 link199 link200 link201 link202 link203 link204 link205 link206 link207 link208 link209 link210 link211 link212 link213 link214 link215 link216 link217 link218 link219 link220 link221 link222 link223 link224 link225 link226 link227 link228 link229 link230 link231 link232 link233 link234 link235 link236 link237 link238

Legaliza Estados Unidos el asesinato político de sus ciudadanos

Con el reciente asesinato político del ciudadano norteamericano Anwar al-Awlaki, llevado a cabo mediante un bombazo desde un avión no tripulado por orden del presidente Obama al amparo de un mero memorándum secreto preparado expresamente para la ocasión,  queda al fin legalizado el asesinato de cualquier ciudadano yanqui a quien cualquier presidente de ese país alegue que constituye un peligro para la vida de otros conciudadanos suyos.

El nuevo documento de la administración Obama da al traste con prevalecientes disposiciones constitucionales, legales y administrativas pertinentes a los derechos de los ciudadanos yanquis, así como del Derecho Internacional en lo concerniente a actos de guerra, todo ello por la urgente necesidad del presidente yanqui de mejorar su imagen y la del Partido Demócrata en la política doméstica electoral en preparación para las próximas elecciones generales.

Con un memorándum como ese, el presidente Truman pudo haber ordenado el asesinato de Albizu sin necesidad de exponerlo subrepticiamente a la radiación atómica ni de declararlo demente.

Aunque ese memorándum, según informa el New York Times, fue escrito "el año pasado", probablemente estaba en etapa embrionaria cuando el presidente Bush aprobó el asesinato de Filiberto Ojeda –o quizás él tenía su propia versión…