link0 link1 link2 link3 link4 link5 link6 link7 link8 link9 link10 link11 link12 link13 link14 link15 link16 link17 link18 link19 link20 link21 link22 link23 link24 link25 link26 link27 link28 link29 link30 link31 link32 link33 link34 link35 link36 link37 link38 link39 link40 link41 link42 link43 link44 link45 link46 link47 link48 link49 link50 link51 link52 link53 link54 link55 link56 link57 link58 link59 link60 link61 link62 link63 link64 link65 link66 link67 link68 link69 link70 link71 link72 link73 link74 link75 link76 link77 link78 link79 link80 link81 link82 link83 link84 link85 link86 link87 link88 link89 link90 link91 link92 link93 link94 link95 link96 link97 link98 link99 link100 link101 link102 link103 link104 link105 link106 link107 link108 link109 link110 link111 link112 link113 link114 link115 link116 link117 link118 link119

¿Evolucionar en qué dirección?

Nos ha dicho en su “blog” Ingrid Vila Biaggi (4 dic 15) en torno a la rampante corrupción gubernamental que “Hay que exigirles a los funcionarios electos acción: que presenten legislación que prohíba el financiamiento privado en campañas electorales. Punto. Como he dicho anteriormente, si nos detienen a nivel federal en este proceso, nos toca insistir en la evolución de nuestro estatus para asegurar un sistema democrático que corresponda a nuestras aspiraciones y exigencias como pueblo”.

Descompongamos las dos oraciones completas para fines de interpretarlas.

La primera alude a que es necesario que los electores les exijan “acción” a las personas que resultan electas. El propósito de esa acción es el que se prohíba por ley “el financiamiento privado en campañas electorales”.

La otra oración completa se refiere a la probabilidad ―altísima si perjudica sus intereses― de que “el gobierno federal” se interponga y evite esa acción de los electores. Ante esa contingencia, Vila Biaggi afirma que “nos toca”, es decir, es nuestro deber, “insistir en la evolución de nuestro estatus”. Deja implícito que si evolucionamos nuestro estatus colonial, podemos entonces “asegurar un sistema democrático que corresponda a nuestras aspiraciones y exigencias como pueblo”.

Si acordamos que “evolución” implica “cambio”, solamente falta que Vila Biaggi nos diga en qué sentido deberá darse esa “evolución” ―según su apreciación― sin que traiga empotrada la potestad del gobierno federal para interponerse.