Category Archives: Comentarios

¿A LAS 12 DE LA NOCHE!

En torno al uso de las abreviaturas: “a.m.” (antes del mediodía) y “p.m.” (después del mediodía), obsérvese que la “m” es el elemento común, el cual significa “meridiano” (definido este concepto en el Diccionario de la lengua española como “Perteneciente o relativo a la hora del mediodía”. Así, “a.m.” significa antes meridiano –o sea, antes del mediodía– y “p.m.” significa pasado el meridiano o después del mediodía. La abreviatura para “mediodía”, por supuesto, resulta ser la “m”. Así que, al cabo de media hora de las 12 del mediodía son las 12:30 p.m. y media hora después de las 12 de la noche son las 12:30 a.m. Cuando se dice que un evento tendrá lugar a las “12:00 p.m.”, estamos diciendo que será a las 12:00 de la noche. De modo que, para informar que la hora de salida o de entrada o de cualquier actividad es al mediodía, debemos escribir 12:00 m.

Oscar Collazo y Griselio Torresola

Al compañero Oscar Collazo se le recuerda en el ámbito de la lucha independentista en general por haber participado en el ataque a tiros a la Casa Blair el 1ro de noviembre de 1950. En ese histórico suceso participó también otro boricua que como Oscar estaba radicado en aquel momento en la ciudad de Nueva York. Ese compañero fue Griselio Torresola.

Oscar sobrevivió y tal vez ello sea una razón más por la que se le recuerda, pues tuvo la dicha de regresar a su patria, compartir con su gente y seguir aportando a la lucha que lo llevó al sacrificio de su libertad. Griselio, por otra parte, no sobrevivió y tal vez ello sea una razón más por la que no se le menciona conjuntamente con su compañero de sacrificio ni siquiera cuando se invoca la gesta en la que ambos ofrendaron sus vidas ni cuando se le rinde justo homenaje a Oscar.

Aunque fueron juntos a ofrecer su vida en aras de la libertad de la patria y juntos pagaron distintos precios, ese binomio ha sido arbitrariamente escindido, rajado por el medio. Tal vez a Griselio se le omite simplemente porque no sobrevivió y por ello no tuvo la dicha de regresar a su patria, compartir con su gente y seguir aportando a la lucha que los llevó a ambos, juntos, a sacrificar vida y libertad.

La compañera Lydia Collazo me ha hecho saber que lamenta esta situación y, además de compartir mi sentir, piensa que una medalla conmemorativa de su padre debiera incluir a Griselio, pues lo que en realidad se celebra es el sacrificio de ambos aquel 1ro de noviembre.

El otro himno nacional boricua

Si los atletas que representan a la nación borinqueña escucharan antes de las competencias un himno nacional aguerrido y audaz en lugar de una bella y delicada danza, tendríamos mejores resultados. Aboguemos, pues, con osadía albizuista, por el himno con la letra de Lola Rodríguez de Tio.

¿Evolucionar en qué dirección?

Nos ha dicho en su “blog” Ingrid Vila Biaggi (4 dic 15) en torno a la rampante corrupción gubernamental que “Hay que exigirles a los funcionarios electos acción: que presenten legislación que prohíba el financiamiento privado en campañas electorales. Punto. Como he dicho anteriormente, si nos detienen a nivel federal en este proceso, nos toca insistir en la evolución de nuestro estatus para asegurar un sistema democrático que corresponda a nuestras aspiraciones y exigencias como pueblo”.

Descompongamos las dos oraciones completas para fines de interpretarlas.

La primera alude a que es necesario que los electores les exijan “acción” a las personas que resultan electas. El propósito de esa acción es el que se prohíba por ley “el financiamiento privado en campañas electorales”.

La otra oración completa se refiere a la probabilidad ―altísima si perjudica sus intereses― de que “el gobierno federal” se interponga y evite esa acción de los electores. Ante esa contingencia, Vila Biaggi afirma que “nos toca”, es decir, es nuestro deber, “insistir en la evolución de nuestro estatus”. Deja implícito que si evolucionamos nuestro estatus colonial, podemos entonces “asegurar un sistema democrático que corresponda a nuestras aspiraciones y exigencias como pueblo”.

Si acordamos que “evolución” implica “cambio”, solamente falta que Vila Biaggi nos diga en qué sentido deberá darse esa “evolución” ―según su apreciación― sin que traiga empotrada la potestad del gobierno federal para interponerse.

¿INDEPENDENCIA A LA TRÁGALA?

Examinemos con cuidado lo que recién ha estado ocurriendo y ocurra en Puerto Rico y en la metrópoli en el ámbito político por si los mismos apuntan o sugieren apuntar hacia la probable decisión de la clase dominante yanqui de deshacerse de nuestro territorio nacional por verlo ya como puro bagazo.

Is there a subliminal message in WAAPR?

I wonder if a book titled “WAR AGAINST ALL PUERTO RICANS” that is aimed at the U. S. market amidst a xenophobic campaign, carries with it a sort of subliminal message.

Maybe that likely subliminal message explains the book’s extraordinary success in the metropolis. Its success here in Puerto Rico, despite its numerous fallacies, is due to the joy that such a title brings to those who see its large uppercase white letters against a red background from another perspective: that of a colonized people who, for that very reason, behave the way they do.

One may wonder, on the other hand, how a book titled WAR AGAINST ALL JEWS, with large, uppercase white letters against a red background, full with lies and illustrated with the inert bodies of Jews that have bled to death would be received.

And following that line of questioning, how would Black people in the U. S. react to a book with a cover designed the same way and also with defamatory lies, but titled “WAR AGAINST ALL AFROAMERICANS” and illustrated with the corpses of Black people laying around? Would they praise it before a monument erected in memory of Paul Robeson, Martin Luther King, or Malcolm X?

¿Hay un mensaje subliminal en WAAPR?

¿Llevará un mensaje subliminal un libro con el título de “WAR AGAINST ALL PUERTO RICANS” dirigido al mercado de Estados Unidos en medio de una campaña xenófoba en ese país?

Tal vez ese probable mensaje subliminal explique la acogida que ha tenido el libro en la metrópoli. Su acogida acá en Puerto Rico, a pesar de sus numerosas falsedades, se debe al regocijo que semejante título les causa a quienes ven sus grandes letras mayúsculas blancas sobre fondo rojo desde otra perspectiva: la de un Pueblo colonizado que, por eso mismo, es como es.

Cabe indagar, por otra parte, qué acogida tendría allá mismo un libro de título “WAR AGAINST ALL JEWS”, en letras mayúsculas grandes y blancas sobre fondo rojo, repleto de falsedades y, abajo, cuerpos inertes de judíos desangrados…

Y, siguiendo esa línea inquisitiva, ¿cómo reaccionaría la gente negra de Estados Unidos a un libro de título diseñado de modo similar y con falsedades difamatorias, pero que aludiera a WAR AGAINST ALL AFROAMERICANS y estuviera ilustrado con los cadáveres de personas negras regadas por el pavimento? ¿Lo presentarían ante un monumento erigido a Paul Robeson, a Martin Luther King o a Malcolm X?

Cuña de un mismo palo

nelson_denis

¿Cuánto más le tomará al cineasta Nelson Denis dar el salto a Cuba?…

 

Me lanza lodo apologeta de Nelson Denis

El ciudadano presuntamente puertorriqueño Eduardo Alberto González-¿? sale en defensa del político neoyorkino Nelson Denis ante las fundamentadas críticas que como escritor he hecho del contenido de su libro y, aunque indica en su página de Facebook ser una persona con especializada formación académica universitaria, recurre a ello mediante la vulgar técnica del lanzamiento de lodo.

A Eduardo no sólo le disgusta mi selección del contenido hacia el cual llamo la atención de los lectores, sino que me condena por haber sido premiado para estudiar en la Universidad de Fordham con una beca de la Fundación Rockefeller, entidad que yo mismo luego expuse ante el mundo como una de las encubridoras de los asesinatos que cometió en Puerto Rico el asesino en serie Cornelius P. Rhoads. Opta el defensor de Denis por omitir el hecho de que yo mismo di a conocer –en la contraportada de uno de mis libros sobre el caso– que esa Fundación me otorgó una beca a través de Aspira de América, Inc. cuando todavía no sabía yo del papel de la Fundación en el caso Rhoads. De ese modo, Eduardo deja la impresión de que es un dato secreto que él y los suyos acaban de descubrir. (Lo que no he publicado hasta este momento es que obtuve esa beca como resultado de competir con miles de solicitantes de P. R. y todas las provincias de Estados Unidos).

Cuando expuse ese caso y a sus encubridores en febrero de 1982 por medio de la Revista del Colegio de Abogados de Puerto Rico, Nelson Denis ya era abogado, pero guardó silencio a pesar de que el asunto fue noticia en el diario Daily News de la ciudad de Nueva York, donde nació, se crió y estudió. Ahora en el 2015, Nelson Denis volvió a dejar afuera a esa Fundación en el libro que Eduardo defiende con sus bajunos ataques personales. Por supuesto, es comprensible que Denis guarde silencio, pues se trata de una muy influyente entidad con sede en esa ciudad donde él se desempeña como político electoral.

Por carecer de argumentos de persona inteligente con los cuales refutar mis señalamientos en torno al contenido del notorio libreto de Denis, Eduardo recurre a catalogarme de “vago profesional”. Si él se refiera a los años de desempleo que tuve como consecuencia de la persecución política de la que fuimos víctimas tantos independentistas, resulta evidente que le queda mucho que aprender sobre la historia política de nuestra patria durante las décadas entre los 60 y los 90. Por otra parte, si dedicarse alguien a escudriñar documentos viejos y a entrevistar de verdad a fuentes confiables a las que luego cita e identifica y a compartir por todos los medios posibles los hallazgos de sus investigaciones es ser “vago profesional” no hay duda de que lo soy.

Desconoce Eduardo Alberto González-¿? los resultados que trajo mi investigación del caso Rhoads. “¿Qué resultados reales trajo la investigación de Rhoads por Aponte-Vazquez?” se pregunta retóricamente. Algunos resultados, Eduardo, fueron el conocimiento que del mismo tienen hoy día miles de personas, incluyendo a aquellas que insisten en hacer creer que ese asesino no cometió los asesinatos que confesó. El propio Denis se nutrió de mis investigaciones. Además, corre de boca en boca mi teoría de que Rhoads fue el autor intelectual de la muerte de Albizu, asunto que llevé ante la ONU en 1984 y traje ante la opinión pública nacional. (Por cierto, ¿qué hizo o siquiera dijo sobre eso Denis?) Ambos asuntos son hoy de conocimiento internacional gracias a que los desenterré y a duras penas los publiqué. De no ser por mis investigaciones, Eduardo, ni tú ni tu amigo siquiera mencionarían a Rhoads ni la irradiación de Albizu.

Finalmente, el hecho de que ni Rhoads ni la Fundación “pagaron” por sus crímenes se debe a la conspiración que surgió para su encubrimiento y a la renuencia del secretario de justicia de Puerto Rico de seguir adelante con la investigación luego de que por solicitud y a insistencias mías reabrió el caso cuando todavía vivía uno de los cómplices.

Fallaste, Eduardo; tu lodo no me alcanza.